.

.

martes, 21 de agosto de 2012

Jonah Ramirez

Nacido en Araure, estado Portuguesa, en el año 1987, su vida cambió cuando en el principio del nuevo milenio se mudó con su madre a Orlando, Florida, en medio de este nuevo horizonte este cantautor se enamoró de la guitarra un amor que marcaría el rumbo que hoy recorre día a día.

Luego de 8 años y muchas experiencias vividas Jonathan vuelve a su ciudad natal convertido en un cantante y compositor lleno de ideas y con ganas de mostrar su talento desde Venezuela para todo el mundo.

El estilo y la forma de afrontar la música de Jonathan se plantaron rápidamente en la escena musical local, luego de unos cuantos toques privados ya la gente empezó a conocer el talento de este portugueseño en su tierra.

La polifacética carrera de Jonah, como también se le conoce, pasó por géneros tan radicales como el metal pesado, para luego de tantas metamorfosis bailar entre acordes de reaggae, R&B, la voz única de Jonathan es su carta de presentación sin duda alguna.

Trovador, productor, bohemio y con muy buena vibra Jonathan admite que detrás de los sombreros y las bufandas que marcan su atuendo quiere llevar un mensaje positivo a quién pueda disfrutar de su música.

Un mensaje cargado de toda esa paz y ese amor que tanto le hace falta al mundo, todo esto lo motivó a recopilar todo lo que había estado creando y de manera independiente se montó en el tren de su primer disco.

“Mientras estemos juntos” es el nombre de su ópera prima que viene cargada de toda la creatividad de Jonathan para él este trabajo es el néctar del esfuerzo que durante años le ha puesto a la composición, “Vida” es el primer sencillo que se desprende de la producción que consta de 11 canciones que se pasean por géneros con los que la gente ya asocia artista como el Reggae y el R&B, y experimentos con sonidos electrónicos de vanguardia.

Precisamente y en las palabras del cantante, esta canción Vida, “es un tributo a la felicidad que Dios me dio con la llegada de mi hija Vida Sophia”, la canción suena insistentemente en las radios nacionales y ha recibido muy buena crítica en toda Venezuela.

El disco se completa tanto con canciones compuestas en años anteriores por Jonah y que cuentan con nuevos arreglos como parte de lo que en estos momentos le ha dado la musa a este brillante músico emergente.

Jonathan asegura que sigue en busca del sonido como le fluye el viento y como le brota el sentimiento sin ataduras a una banda o a un género, y todos los que han escuchado las

diversas notas que da su guitarra pueden dar fe de la forma en que este artista ve la música, universalmente.